Zona Educativa 4

La Zona 4 está conformada por dos provincias: Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas, diversas en lo que respecta a recursos naturales, demografía y cultura.

En esta Zona existen 244 colegios técnicos urbanos y rurales, 2 conservatorios de música y 1 colegio de artes. Estas instituciones ofertan varias figuras profesionales como Contabilidad, Aplicaciones Informáticas, Servicios y Producción Agropecuaria, que no son siempre pertinentes con la demanda laboral y la vocación territorial. El 73 por ciento de estos colegios se encuentran en la provincia de Manabí y el 27 por ciento, en Santo Domingo de los Tsáchilas.

El número de estudiantes matriculados en Bachillerato Técnico para el año 2012-2013 fue de 36 531, divididos equitativamente entre hombres y mujeres. La tasa de abandono escolar de los y las jóvenes es de 16.9 por ciento, en hombres, y 21.1 por ciento, en mujeres.

Hacia el inicio del año 2014 se tiene un registro de 3 800 docentes de Bachillerato Técnico en la zona, de los cuales el 49.4 por ciento son hombres el 50.6 por ciento, mujeres. Este grupo de docentes presta sus servicios en colegios técnicos, ubicados en circuitos y distritos educativos, los cuales forman parte de una nueva forma de gestión educativa, que propone brindar servicios de calidad por la cercanía y el contacto permanente con los usuarios/as de los servicios educativos en el territorio.

Para la implementación del proyecto piloto, en coordinación con el equipo de la Coordinación Zonal 4, se definieron los siguientes distritos como ejes de implementación: Portoviejo, Manta y Santo Domingo. Cuentan con 50 colegios que ofertan Bachillerato Técnico, los cuales se encuentran liderados por grupos directivos distribuidos de la siguiente manera: rectorado —53 por ciento hombres y 46,7 por ciento mujeres— y vicerrectorado —47,6 por ciento hombres y 52.4 por ciento mujeres—.

Se requiere con urgencia un recambio generacional para la óptima implementación del cambio de la matriz productiva, meta de gran impacto, que marcará la vida del país durante los próximos años. Por ello esta zona tan diversa nos ofrece múltiples oportunidades de reflexión-acción-aprendizaje institucional, factores impulsores de cambio, que permitirán ampliar en un futuro cercano, los resultados hacia otras zonas del país.