Escuelas de hermandad

El programa Escuelas de Hermandad (SchoolLinks) es implementado por la VVOB, y tiene como finalidad establecer un vínculo sostenible y equitativo entre algunas escuelas de Flandes y de los países con los que la VVOB coopera, manteniendo como enfoque central alcanzar metas educativas. Las escuelas participantes se comprometen a mantener un proceso de comunicación y cooperación entre ellas durante varios años.

La creciente globalización de las economías, tecnologías, culturas y sociedades influye cada vez más los contextos locales. La educación necesita preparar a los niños, niñas y jóvenes para enfrentar un mundo que cambia constantemente.

Desarrollar vínculos entre escuelas es una herramienta para promover una dinámica internacional en la educación. Al mantener una relación de largo plazo, tanto estudiantes como docentes pueden compartir conocimientos y experiencias sobre sus culturas, valores, sueños y preocupaciones. Es un vínculo que ‘trae’ el mundo dentro del aula para tratar de manera entusiasta temas de aprendizaje y desarrollar visiones globales de manera concreta. Los participantes del programa Escuelas de Hermandad pueden ampliar su visión sobre el mundo y adquirir nuevas habilidades —por ejemplo: destrezas interculturales, manejo de TIC o perfeccionamiento de idiomas, entre otras—. En cuanto a los y las docentes, el compartir sus buenas prácticas puede mejorar la calidad del proceso de enseñanza aprendizaje en sus aulas.

La VVOB facilita el vínculo y apoya continuamente a las escuelas para que lo fortalezcan. Sin embargo, la VVOB no desarrolla o conduce su mantenimiento. La responsabilidad sobre la relación y su éxito depende de las escuelas involucradas: deciden cómo trabajar en conjunto y qué hacer.

La iniciativa, responsabilidad y ejecución de las actividades previstas por las escuelas se encuentran en sus manos, así que el éxito de su hermandad recae en el esfuerzo que realicen las partes. Es esencial una comunicación buena y frecuente. El apoyo del equipo directivo de la escuela y el compromiso de varios miembros de la comunidad escolar son también factores clave para formar un equipo.

 

Fuimos a compartir dos semanas aproximadamente en este intercambio de experiencias. […] estos momentos fueron únicos y especiales para nosotras por lo cual podemos manifestar que a pesar de tener tantas diferencias en esencia somos seres humanos con sentimientos, capacidades y con objetivos comunes de contribuir en este mundo para lograr una convivencia más armónica y feliz.
Teresa Vaca, Norma Castañeda y Mónica Vaca, maestras de la escuela Juan Enrique Pestalozzi, de Ecuador. Esta institución mantiene una cálida relación con la escuela Scharrel, que se encuentra en Flandes.