Contexto del programa de Fortalecimiento de la Educación y Formación Técnica Profesional EFTP 2017-2021

A partir de 2013, VVOB desarrolló una nueva estrategia de educación que implicó hacer una selección de subsectores educativos en los cuales enfocarse. La equidad fue el núcleo de este proceso de selección y las decisiones se tomaron a favor de los sectores y componentes de la educación que tienen un valor añadido para garantizar que todas las niñas, niños y jóvenes tengan la oportunidad de aprender y mejorar sus posibilidades de una vida digna. La investigación científica muestra que tres subsectores son particularmente relevantes para este propósito: la educación de la primera infancia; la educación primaria; y la educación y formación secundaria técnica y profesional (EFTP). 

Recientes estudios sobre la transición desde la escuela hacia el primer empleo muestran que para millones de jóvenes alrededor del mundo –y especialmente para quienes se encuentran en situaciones de vulnerabilidad– encontrar un trabajo decente es una lucha cuesta arriba, especialmente para las mujeres jóvenes. Hay una clara necesidad de mejorar la calidad y relevancia de la EFTP. Por lo tanto, en Ecuador VVOB se centra en mejorar la calidad de este sector educativo y en la creación de vínculos con el sector del trabajo.

En nuestro país el subsector educativo de la EFTP es fundamental para la Estrategia de la erradicación de la pobreza, una de las dos estrategias fundamentales en el Plan Nacional de Buen Vivir (PNBV). El acceso a una educación a través de la que los jóvenes y las jóvenes obtengan competencias laborales adecuadas a las requeridas en el mercado laboral como un instrumento fundamental para luchar contra la pobreza y asegurar un trabajo digno. 

VVOB ha venido apoyando con decisión el Bachillerato Técnico con un programa conjunto con el MinEduc. La población joven se encuentra en condiciones de vulnerabilidad. La crisis global ha incrementado esta situación, marcada por el aumento del desempleo y de las inequidades en el mercado laboral entre diferentes grupos de jóvenes, además de una transición colegio-trabajo más larga y más insegura. En Ecuador, de la población de jóvenes entre 18 a 24 años de edad, 53.12 por ciento tiene un empleo inadecuado y un 11.28 por ciento están desempleada. Significa que solamente 35.6 por ciento de jóvenes tienen un empleo adecuado. Esta situación se acentúa sobre todo en los sectores relacionados con la agricultura, ganadería, pesca, ventas y construcción –en los que un alto número de jóvenes con título de Bachillerato Técnico trabaja– que presentan una alta proporción de subempleo y empleo inadecuado. La cooperación con el sector productivo presenta una gran oportunidad de mejorar la educación técnica y asegurar que las empresas puedan contar con jóvenes con cualificaciones.

Grupos meta

Con base en la evidencia científica disponible, VVOB tiene la convicción de que dos conjuntos de actores juegan un rol clave en el logro de resultados de aprendizaje y bienestar para niños, niñas y jóvenes: los equipos docentes y directivos en las instituciones educativas.

Equipos docentes 

Toda la investigación científica demuestra la importancia de los docentes de y las docentes cuando se trata de los resultados de aprendizaje y los niveles de bienestar de sus estudiantes. VVOB se centra en la profesionalización de docentes, tanto en su etapa de preparación inicial como cuando ya se encuentran en ejercicio profesional. 

El análisis del contexto del Ecuador permite concluir, en lo general, que el personal docente ha recibido insuficiente capacitación y que debe trabajar en un ámbito complejo, vinculándose no solamente con padres y madres de familia, sino también con otros actores, como el sector productivo local. VVOB se centra en la formación docente continua. Para ello, VVOB Ecuador trabajará con las docentes y los docentes que imparten asignaturas técnicas y apoyará la construcción de sistemas de formación continua en los que empresas e instituciones brinden formación técnica especializada reconocida por el MinEduc. Adicionalmente, para quienes deseen obtener un título e cuarto nivel en Pedagogía, VVOB apoyará a algunas universidades para impartir la especialización un posgrado de docencia en BT, buscando sinergias con los proyectos de VLIR-UOS. Finalmente, a través de los Departamentos de Consejería Estudiantil (DECE) se fortalecerán las capacidades de los equipos docentes para fomentar al bienestar estudiantil y la orientación para la construcción de proyectos de vida, en particular en las zonas y distritos educativos más afectados por el terremoto del 16 de abril de 2016. 

Personal directivo 

La elección de VVOB de enfocarse en el liderazgo escolar está inspirada en la evidencia científica de que es una condición importante para lograr una escuela exitosa –es decir, una escuela donde niños, niñas y jóvenes aprenden y donde se asegura su bienestar–. 

Con base en el análisis del contexto del Ecuador, VVOB trabaja con los DECE y la Subsecretaría de Apoyo, Seguimiento y Regulación de la Educación (SASRE) para formar a integrantes de los equipos directivos para que logren crear un ambiente seguro para adolescentes en los distritos educativos afectados por el terremoto y en apoyar a la institución educativa para fomentar la empleabilidad y la orientación en la construcción de proyectos de vida de sus estudiantes, tomando en cuenta estrategias sensibles al género. Además, se trabajará con los asesores y asesoras educativas del MinEduc para construir Comunidades de Aprendizaje (CdA) entre este grupo meta, con el fin de fortalecer los nexos con las comunidades y el sector productivo y para formarles sobre cómo trabajar en el proyecto pedagógico y el desarrollo profesional de sus docentes. 

Finalmente, con apoyo de VVOB, el MinEduc creará un sistema de seguimiento de bachilleres que permitirá analizar los datos sobre los niveles de empleabilidad de las distintas careras a las que acceden los estudiantes y las estudiantes de Bachillerato Técnico y, de ese modo, actualizar las políticas públicas de este subsistema educativo. El sistema de seguimiento de bachilleres servirá, además, para que los equipos directivos puedan analizar los datos de sus bachilleres y tomar acciones que fortalezcan y mejoren su institución.